El 28 de noviembre de 1887, el obispo Giovanni Battista Scalabrini fundó la congregación de los misioneros de San Carlo. «Hoy recordamos esos comienzos, recordamos que somos pequeños – escribe el Padre Leonir Chiarello para la ocasión, superior general de los Misioneros Scalabrinianos – Por supuesto, la fuerza del Espíritu permanece desenfrenada, la sensibilidad de Scalabrini sigue vigente, el coraje de seguirlo se ha manifestado en muchos otros sacerdotes y hermanos misioneros. Pero la cosecha sigue siendo tan grande ».

El mensaje Encuentro con Cristo y María Inmaculada, en memoria de la Fundación, publicado hoy y disponible en cuatro idiomas, traza las circunstancias originales que llevaron al nacimiento de la congregación, a partir de un hecho esencial: la disponibilidad de cuatro personas («dos sacerdotes, uno pastor y Fundador «) para responder de la mejor manera posible a las necesidades de los hermanos migrantes. Se ha hecho mucho desde ese compromiso inicial (la promesa de «dedicarse a los migrantes durante cinco años»).

Los Misioneros de San Carlos Scalabrinianos se encuentran en el Perú desde el año 2000, actualmente son cuatro sacerdotes, quienes desarrollan su misión en Perú en la sede de la Conferencia Episcopal Peruana, la Arquidiócesis de Lima (Parroquia Jesús Nazareno y Casa de Acogida Beato Scalabrini) y en la Diócesis de Tacna y Moquegua (Casa de Acogida Santa Rosa de Lima).

Descargue el Mensaje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.